Me encanta Marruecos, pero… (testimonios en femenino). La cara B

Foto: Fundación Acción Geoda
www.acciongeoda.org/

Nota previa

Si vas a leer esta publicación, tienes que saber que:
Se trata de una reflexión sobre “la mujer” en Marruecos, basada en mi experiencia, pero sobre todo en situaciones que amigas mias, marroquís, respetables, han vivido y denuncian como injustas a través de mi.
No son todas, pero son muchas
No son mis vivencias, solo. Son las de ellas.
No es mi indignación solo. Es la de ellas que expresan a través de mi, quizás porque al verme extranjera y “difernete” (y abro grandes comillas intencionadamente) a ellas, sienten mas seguridad , comprensión y confianza al hacerlo.

Ni que decir queda, que no hablo de las mujeres que eligen por su propia voluntad actuar así. Ellas, si lo hacen libremente, están en su derecho. La igualdad, al final, es tener las mismas posibilidades y derechos, al margen del rol que ca lo que cada uno elija hacer.
Hablo de las que NO lo eligen, sin duda. Y pido respeto a sus confesiones, como bien merecen, ya que son muchas las que así lo viven.
La desigualdad entre hombres y mujeres está a la orden del día en el mundo entero, en cada lugar se manifiesta de forma diferente, y por ello la lucha se afronta de forma distinta.

Por tanto, no leas esto como una comparación entre países. Ni como una visión de una extranjera en Marruecos. Los que me conocéis, sabéis bien cuanto respeto a la gente que me acogió y con la que convivo.
Mas que mi opinión, este post habla de los testimonios de ellas. Casos reales, por desgracia, bastante recurrentes en diferentes zonas del país, especialmente las rurales.

 

Si no hablas dariya, saltate este párrafo, y comienza directamente a leer el texto.

(Mola7ada mohimma:
Ila konti kat9ra(y) had lmanchor , khask t3raf(i) hadchi:

Hadchi 3andou 3ala9a b tajribti o blkhosos b ttajarib lli 3achouha o 3awdouha lia s7abat maghribyat mo7taramat. Machi ana lli 3achthoum, hadou tajarib 3achouhoum homa.

Machi ana lli kanchki man hadchi, hadou chikayat dialhoum homa lli kay3awdou lia o ana kan3bbar 3la klamhoum. Robbama 7it ana machi maghribya o “mkhtalfa” (9sadt ndir lkalma bin mozdawijatayn) 3lihoum o kay7assou aktar b tti9a o ttafhhoum mlli kay3awdou lia .

O man7taj ngol blli ana ma kanhdarch 3la l3yalat lli homa khtarou ihdrou broushoum, hadik 7orriya dialhoum o 3andhoum l7a9. Ana bla chakk kantkallam 3la hadouk lli ma khtarouch ihadrou o kantlab lihoum o l´klamhoum l´i7tiram o lmisda9iya lli kaysta79ou.

Hadchi 3lach katlab men lli kay9ra had lmanchour ma i3tabrouch mo9arana bin zouj boldan aw i3tabrou nadra dial wa7da ajnabiya 3aycha fi Maghrib. lli kay3rafni mzyan, rah kay3raf ch7al ana kan7taram nnas lli ra7bou biya fi dyourhoum o nnas lli ana kan3ich m3ahoum.

Had lmanchour machi ghir raay diali o safi, hadou chahadat dial 3yalat , chahadat 7a9i9ya men lwa9i3 o hiya ktira li l´asaf.)

Había escrito unas líneas hace ya mucho tiempo después de haber escuchado situaciones vividas por algunas amigas, y las amigas de mis amigas, marroquís, y no esperaba, ni mucho menos publicarlo hoy… pero serán quizás casualidades de la vida, o que todo pasa por algo, y cuando tiene que pasar… que va a ver la luz hoy, 8 de marzo, día de la mujer. El mismo día, pero hace unos años, en el que hablé de una amiga, nómada. Una de las mujeres más luchadoras, fuertes y ejemplo a seguir de otras muchas, sin saberlo, que conozco.

Puedes leer lo que escribí sobre ella aquí.

 

Pero hoy no soy tan optimista, y más bien, ante la indignación de algo que me ocurrió ayer (o que mejor dicho, le pasó a una amiga, y a mí me salpicó de rebote) me ha apetecido plasmar las líneas que escribí hace varios meses.

Porque hoy no es un día para celebrar, puesto que rotundamente no hemos llegado a la igualdad ni mucho menos. Y en este país, al que decidí dedicarle la mayor parte de mi tiempo hace más de 6 años, hay valores hermosos que en nuestras culturas modernas andan perdiéndose… pero por desgracia, la desigualdad entre hombres y mujeres es palpable y las diferencias en ciertos aspectos abismales.  (sin entrar en cuestiones religiosas en ningún momento)

 

Muy a mi pesar, en lugar de celebrar, denuncio que esto ocurra, y de paso le doy voz a mis amigas, ellas, las que me cuentan lo que anhelan y lo que les pasa… Que a fin de cuentas es lo mismo que anhelo yo (aunque desde otra posición)
Ellas, quienes me dicen que: Son como yo, solo que han nacido en Marruecos y no en España.
Ellas, que les han impuesto unas normas injustificadas e injustificables, y no otras.
Ellas que son como tú, hombre, que estás leyendo estas líneas, solo que han nacido mujeres…
Ellas, que son como tú, mujer no marroquí que lees estas lineas, y que deberían de hacerte pensar que aunque sus motivos no sean los tuyos, la desigualdad es la misma, manifestándose de diferentes formas, y la lucha es común.

 

Este texto no fue más que una reflexión abandonada a medias hace ya tiempo de casos y vivencias reales, que experimenté a través de mis amigas en diferentes ocasiones a lo largo y ancho del país, en los últimos 6 años.
No representa todo Marruecos ni todas las mentalidades, pero lamentablemente si es la realidad de muchas mujeres del país:

 

Me encanta Marruecos, pero…
(Testimonios en femenino, la parte oscura que menos me gusta)

 

Me encanta Marruecos y sus animados cafés llenos de hombres bebiendo té a todas horas, pero… serían mucho más interesantes si las mujeres solteras o casadas ocupasen también esas mesas y compartiesen risas y charlas en el mismo escenario (si les apeteciese hacerlo).

 

Me gusta Marruecos y sus interminables bodas tradicionales, donde no cesa la música, y los rituales de ceremonia se suceden sin parar, pero… sería más justo si algunas chicas no fueran rechazadas por no poder demostrar su virginidad en la noche de bodas, por un novio que no tiene que demostrar nada.

 

Me encanta Marruecos, y el perfecto combinar de algunas chicas de su hijab (velo con el que cubren sus cabezas) con la chilaba, las babuchas y la camiseta de abajo, pero me gusta más cuando son ellas las que realmente deciden vestir así y no se lo imponen.

 

Me gusta ver como en Marruecos las mujeres se van abriendo paso en el mundo laboral realizando trabajos que antes era exclusivamente para hombres, como el de camarera. Pero… me gustaría más, si no hubiera gente que las criticase o las tachara de prostitutas buscando clientes.

 

Me gusta Marruecos, y sus pintoresca carreteras de montaña, con mujeres en los arcenes, canturreando y cargando kilos de leña a sus espaldas, pero… me gustaría ver más hombres caminando junto a ellas y colaborando en la tarea.

 

Me gustan las plazas de los pequeños pueblos de Marruecos, llenas de conversaciones animadas, de risas y carcajadas, de hombres jugando a las damas, o a las cartas. Pero me gustaría poder compartir ese momento, también con mis amigas a la que sus hermanos les prohíben sentarse con nosotros.

 

Me encantan los atardeceres en las zonas rurales de Marruecos, donde las risas de los niños se transportan por cada rincón con la brisa del sol acercándose al horizonte, y donde las calles cobran vida y todo el mundo sale a caminar… Pero me gustaría más que las chicas no salieran a esa hora solo porque tienen la obligación de volver a casa antes de anochecer.

 

Foto: http://www.angelfire.com/ar2/libros/Hammam.html

 

(…)

Y cuando ellas, mis amigas, me cuentan estas experiencias vividas sufridas,  me doy cuenta de que Marruecos me encanta, pero me duele a veces, como persona y como mujer.
Puede parecer que hablo como extranjera, con ciertos privilegios que muchas de ellas no tienen, y de los que probablemente en muchas generaciones no tendrán, pero es que son ellas quienes anhelan tenerlos, porque no creen que haya nada malo, impuro o inmoral en ello.

No se trata solo mi opinión, es la voz de las voces calladas, con las que hablo confidencias que me duelen a la vez que me esperanzan, porque el denunciarlo, aunque sea en la cocina, preparando la “harira” de la noche y en “petit comité”, o mientras nos acicalamos en el hamman, es un gran paso… pero no suficiente.

Marruecos me encanta, pero aquí queda MUCHO por luchar.

 

Hoy, 8 de marzo de 2016, irónicamente, el día de la mujer, quizás sea el último en el que un vídeo, totalmente profesional a la par que bonito, vea la luz.

El vídeo contiene imágenes de una chica haciendo el pan. Su cara apenas sale unos segundos. No hay maldad en él.

La grabación se hizo con el fin de mostrar las tradiciones marroquís, y para publicitar los viajes de inmersión cultural que en nuestra agencia de viajes estamos organizando.
Una de ellas era la forma tradicional de cocinar el pan marroquí en un horno de barro con leña.

La temática del video es clara: el pan y su horneado
El resultado, un gran trabajo serio y profesional.
No es posible ver una doble intención. La chica sale totalmente tapada, no hay ni un ápice, ni por asomo, de contenido sexual en las imágenes.

Sin embargo, a alguien de su familia, hombre, le pareció que el video no es apropiado y que la gente va a hablar mal como consecuencia de él.
Arremetió una y otra vez, a pesar del consentimiento de la protagonista del video y su satisfacción con él (de su marido, y de otros muchos miembros de la familia y de su pueblo).
Volvió a arremeter días después, por orgullo, machismo o sentimiento de superioridad… o quien sabe porqué (?)
Hasta el punto de anular la opinión de ella. Hasta hacerla ceder.
Hasta el punto de que prefiera retirarlo para no dar más que hablar…
Y así es como el machismo silencia a las mujeres… que callan por la “paz”, por no dar mas que hablar…

 

Sin, duda, queda mucho por hacer.
Me siento indignada. No puedo evitar sentirlo como algo personal.
Pero seguiré alentando a las valientes, que se revelan a pesar de todo, por la igualdad y por la libertad de elegir.

Felicito a las que tenéis la suerte de poder hacerlo sin imposiciones. Se que son (sois) muchas las que os abrís camino entre la mentalidad machista predominante, trabajando dignamente y haciendo uso de vuestra libertad para demostrar que se puede ser libre y respetable. Por desgracia, en las zonas rurales, a la vez que conservan tradiciones y costumbres muy enriquecedoras, también las imposiciones se ponen mas de manifiesto, y el “que dirán” es un pensamiento muy generalizado.
Todo va transformándose, a su debido ritmo, pero que lo cuenten, sea de la forma que sea, ya me parece un gran paso!

 

Al fin y al cabo, mas allá de las fronteras, la desigualdad de género tiene muchas caras (mas o menos encubiertas), y por una u otra causa, todas debemos luchar.

 

Soy Alicia, el alma nómada que escribe este humilde blog.
Descubrí mi pasión por el desierto en 2010, y ahora vivo Africa.
Cambié el asfalto de Granada por las dunas de Erg Chebbi, en Marruecos, dónde combino una vida sencilla y tranquila en el desierto, con una vida viajera itinerante por el mundo.
Tengo una agencia de viajes alternativos. Fotografío y escribo.
Like Be the first one who likes this post!

20 comentarios en esta entrada

  1. Sigue haciendolo, porque sin duda alguna, falta gente como tú que les de voz y voto a todas ellas! Aunque desd lejos, mando mi apoyo 😘

    1. Gracias linda!
      Algunas sabeis bien de lo que hablo 🙂
      Y aunque no es algo generlizado, si es algo que ocurre mucho
      Una cosa es la religión y otra es la libertad e igualdad de decisión
      Creo que la religión en ningun moemnto habla de imponer normas. Y eso las mujeres lo ven, y lo saben
      un abrazo!

      1. Ata 3ndayi tyd digh aya ha knimti dgam diksnet yan ohrik nrah orah

        1. Salam Aghochaf,
          kifach, mai trit atinit bdabt? wrfehemagh mani trit anitgulot gaitkh tarut… Momkin aditsfehemt?

  2. Se sabe cultura totalmente distinta. Por experiencia y he vivido tb momentos buenos las tres veces qué he estado. Pero ya está. So vas sóla piensan vas buscando no sé qué. Todo para ellos. Es más después de años me siguió molestando persona qué ya tuve que poner remedio pq todo eran insultos. Me aconsejaron lo qué debía hacer. Se lo dije a un amigo y hasta la fecha nada. El alcohol noo saben beber es su mayor defecto no todos lógico. Y éste es lo qué hacia conmigo. Sin yo tener nada k ver en su vida. Ya he conocido bien el desierto claro k sii. Gracias a las buenas personas k tb he podido conocer

    1. Hay de todo Margari
      Creo que no se trata de criticar, sino de reflexionar

  3. Me encantó todo eso que escribiste desde tu corazón y como dices hay mucho por lo cual debemos luchar tanto ahí, como en cda rincón de nuestro planeta pero lo importante es no quedarnos calladas… Te admiro mucho y me encanta la actitud que tienes te envío un abrazo muy grande

    1. Hola Shantal!
      Todo irá cambiando, como debe ser… pero el hehco de que ya haya mujeres que creen que esas norman no tienen anda que ver con su religión ya e sun gran paso.
      Que ellas vean que una cosa es ser una buena musulmana y otra que te impongan lo que tienes que hacer, para mi es mcuho (como mujer)
      y supngo que para ellas es un gran paso.

  4. HOLA, MUY BUENAS. SABES?… YO AÚN NO HE ESTADO EN MARRUECOS, PERO LEO MUCHO SOBRE ESTE PAÍS, Y VEO MUCHOS VÍDEOS E IMÁGENES. Y LO QUE TU HAS PUESTO, TAMBIÉN ME DA RABIA Y EN ALGUNOS CASOS HASTA ME INDIGNA Y MUCHO. CREO Q EL DÍA Q VAYA, AÚN SIENDO CONOCEDORA DE TODO ESTO, EL CHOQUE VA A SER TREMENDO. ME HA GUSTADO MUCHO TU POSTEO. EL COMO HAS PLASMADO TUS PENSAMIENTOS. ESPERO Q ESAS GRANDES DIFERENCIAS Q HAY ENTRE HOMBRES Y MUJERES, PRONTO DESAPAREZCAN. BESUCOS

    1. Gracias por pasarte por aquí Natalia!
      Sin duda, como mujer te van a chocar muchas cosas, como me ocurrió a mi nada mas llegar.
      Luego el país tiene otras muchisimas cosas bellas que seguro te encantarán.
      Si te adentras en el mundo de la mujer, tambien hay cosas preciosas… La pena es que es mas inaccesible y lleva mas tiempo en algunas zonas, aunque siendo mujer lo tendrás mas facil.
      Un saludo!

  5. Estoy contigo Alicia, queda mucho por hacer. Y respecto al hombre de la familia de esta chica, creo que arremetió días después por lo último que has dicho. Por orgullo, machismo y sentimiento de superioridad.
    ¿el vídeo lo has tenido que retirar? Saludos.

    1. Gracias Coral,
      lo mas injusto de todo es que a la chica le encantase el video, y que ella no viera nada malo en su publicación (bien vestida como buena musulmana que se considera, y haciendo el pan, como cada dia)
      Ella no cree atentar contra ningun principio de su religión. pero en fin, el video se va a retirar, al aprecer…
      un abrazo

  6. Si te encanta Marruecos, no deben existir los “peros”. La perfección no existe y lo que si coexiste es el blanco y el negro, puesto que no sabriamos que es un color en ausencia del otro, de ahí lo de los contrastes. No sabríamos lo que es bien en ausencia del mal, etc. etc. . Una cosa es tener conocimiento y la otra es aplicarlo y en este caso podriamos considerar a Marruecos como un río que lleva su curso y que no es bueno interferir en su camino construyendo cauces que por buenos ingenieros que seamos y buenos propósitos que tengamos pueden ser perjudiciales para su devenir. Dijo un sabio que “te resulte evidente o no, sin duda el universo se mueve como debe”. A veces, la mejor forma de intervenir en algo es abstenerse de hacerlo.

    1. Hola Severiano, gracias por dar tu opinión.
      Yo creo que, que te encante una cosa no implica que no tenga que haber “peros”. Como tu bien dices, nada es perfecto.
      Otra cosa es que el “pero” haga que te deje de gustar tal cosa. Y ese no e smi caso.
      Yo vivo en Marruecos desde hace años, respeto y convivo con tradiciones que me parecen muy lindas, como digo en el texto, y con otras que me gustan menos o no me gustan nada.
      No las altero, ni trato de cambairlas. Convivo sin mas
      Otra cosa es que no pueda expresar lo que siento, y que no puede hablar de la boca de mujeres marroquís que ven injusta su situación y me piden que hable de ello.
      Marruecos, como bien dices, lleva su curso… pero que als muejres pidan que se hable de ello, forma parte del curso que empieza a tomar el empoderamiento de la mujer marroqui. y tengo que reconocer, como espectadora, que eso me encanta 🙂

  7. Salam ! Que una mujer haciendo una actividad habitual en su pueblo salga en un vídeo con su propio consentimiento, me parece muy normal, el que diga lo contrario sí que lo considero anormal e incluso subnormal. Yo he visto el vídeo del que se trata, no tiene absolutamente nada malo ni tiene nada que desprestigia ni a la mujer en cuestión ni a su familia ni mucho menos a la mujer marroquí en general… Este tipo de personas subnormales son las mismas que le prohiben a la mujer irse a la escuela a aprender a leer a escribir y son las mismas que le prohiben dedicarse a una actividad económica que le garantiza un margen de independencia y una fuente de ingresos para sus gastos personales o los de sus niños. En fin, a mí no me extraña porque yo mismo (que soy un marroquí y vivo en Marruecos) he sido testigo de casos en los que hombres marroquíes piden que se retiren fotos 100% inocentes en las que sale alguna mujer de su familia y que, además, son fotos de proyectos solidarios que no tienen ningún otro fin maligno se le pueda ocurrir a quien ve las fotos o a quien lee esto. Asimismo he esido testigo de hombres que les impiden a sus mujeres, hijas o hermanas asistir a las clases de alfabetización que una ONG les da de forma 100% gratuita. La mujer marroquí, especialmente en las zonas rurales, sufre mucha discremancion e injusticia y los marroquíes somos los primeros que deberíamos reconocerlo y defender sus derechos, por lo menos los más básicos. Shukran A. Tabkhucht, que las “críticas” de algunos no te desanimen y te obliguen a callar lo que ves y piensas… sea bueno o malo.

    1. Abdelatif!
      Que pase por aqui y dejes tu huella es para mi un orgullo! pero mas aun lo es, que tú, hombre marroquí que bien conoce el país y la cultura, y que además te dedicas a la educación y a labores solidarias en zonas mas desfavorecidas, seas cosciente y reconozcas estos hechos. Me encanta encontrarme a personas como tú, orgulloso de lo bueno y cosciente de lo malo. En mi opinión eso es básico para avanzar…
      Gracias y espero verte más por aqui! un abrazo

  8. Totalmente de acuerdo con lo que expones en el texto, Alicia.
    Los que hemos tenido la oportunidad de conocerte y ver como te relacionas con la gente de tu pueblo y pueblos adyacentes, sabemos que estás muy bien integrada y acogida en la cultura en la que te tratan como una mas, a pesar de tener una mentalidad diferente a ellos en muchos aspectos. Eso es lo que pudimos ver viajando contigo, el respeto mutuo y eso es lo que nos transmitieron las mujeres de tu pueblo a las que les das la oportunidad de trabajar con vosotros y tener un sustento económico.
    Yo entiendo tu texto como una critica, ya no solo de tu boca, sino que da voz a las voces calladas de mujeres que no están de acuerdo con las cosas que describes, pero no tienen los medios de hacerlo público. Al menos así lo entendí yo y te apremio por darles ese sustento y acceso a tu ventana al resto del mundo
    Un abrazo! Espero volver a verte!

    1. Gracias por tus palabras Cristina.
      Así es… son las voces de ellas… A mi me duele, desde que llegué!
      A ellas les empieza a pinchar, especialmente ahora. Y yo que me alegro!
      Gracias por comentar!

  9. Como siempre sin palabras Ali! Cada dia me tienes mas enganchada a tus publicaciones. La desigualdad de genero es un tema que esta a la orden del dia, quizas en paises occidentales un poco menos, marruecos tristemente es uno de los paises en los que mas se ve esa desigualdad. El video del pan deberia seguir publicado y su protagonista (una mujer excepcional, para la cual solo tengo palabras de agradecimiento) deberia estar orgullosisima de tener esa mentalidad y esa sonrisa siempre en la cara. Mil besos! No dejes de escribir y contarnos anecdotas del desierto!

    1. Así haré Blanca.
      Gracias por estar ahí atrás, leyéndolas.
      Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + 8 =