Amor nómada

Anoche caminé varios kilómetros por las dunas.
Acompañada.
En silencio.
De la mano de una tormenta de arena en mitad de la noche.

El desierto es tan hermoso como inhóspito y modela a las personas que lo habitan azotándolas con su crueldad.

El amor de las gentes del desierto es como su agua,
visible y superficial en algunas zonas, agua que se agota o evapora con rapidez.

Muy profunda y muy difícil de encontrar en otras; fuentes y pozos tan inagotables como inaccesibles

Otras veces sin embargo no hay. Desierto seco, hosco y ausente de vida.
Corazones vacíos, sin cabida para los sentimientos de apego.

Sentirse cuidada y sentirse querida no es lo mismo.
No hablo de amor romántico ni de relaciones sentimentales (esa es otra historia mas complicada y compleja si cabe) Hablo del cariño y afecto del que nos retroalimentamos, que necesitamos, nos mantiene vivos, nos carga de energía, optimismo y vida.

A pesar de que no soy especialmente cariñosa, provengo de una cultura donde mostrar afecto es algo normal, es parte del día a día.
Las muestras afectivas viven en lo cotidiano: la madre que mece a su bebe, la pareja que se besa en la calle, los amigos que se abrazan, una caricia, una sonrisa cómplice, caminar de la mano, una palmada en la espalda, un beso en la frente… En este bonito pero áspero rincón de Marruecos, las personalidades se forjan a golpe de sequías, y tormentas.
Las acacias sobreviven en estas tierras, igual que los corazones nómadas espinados.

Abundan los cuidados básicos: que no te falte agua, que no te pegue el sol, que haya para comer…
Pero escasean las muestras de cariño, la complicidad, el empatizar una lágrima, caminar juntos, mostrar afecto en público, o en privado…
Sentir y dejarse sentir…
El paisaje y las condiciones climáticas de un lugar moldean a las personas, y en la personalidad nómada es totalmente palpable.
Rudos, secos, firmes e independientes y rebeldes, como un viento siroco.

Anoche caminé varios kilómetros por las dunas.
Acompañada.
En silencio.
De la mano de una tormenta de arena en mitad de la noche.
Volví a sentir esa soledad y la ausencia de sentimientos afectivos en cada grano de arena que la tormenta clavaba en mi cuerpo.
Y no es que hubiera olvidado lo aprendido, es que lo obvié durante tanto tiempo, que tuve que recordarlo.
Anoche quise hablar, expresar, pero solo caminé en silencio por las dunas, sintiendo la tormenta. Reflexionando sobre esa soledad que ya asumí como “normal”…

Entonces también este desierto curtió un poquito mi corazón semi nómada…

 

 

Soy Alicia, el alma nómada que escribe este humilde blog. Descubrí mi pasión por el desierto en 2010, y ahora vivo Africa. Cambié el asfalto de Granada por las dunas de Erg Chebbi, en Marruecos, dónde combino una vida sencilla y tranquila en el desierto, con una vida viajera itinerante por el mundo. Tengo una agencia de viajes alternativos. Fotografío y escribo.
Like Be the first one who likes this post!

12 comentarios en esta entrada

  1. Una forma de expresar un sentimento tan profundo que no hay igual … solamente quien conoce esta soledad puede entender esta “poesia” … soledad de amor … hay que probarla, como sea …

    1. Gracias por tus palabras Antonella…
      nada mas doloroso que sentirse sola, rodeada de gente. Las relaciones aquí son diferentes, ni si quiera a un familiar se le muestra el cariño y el afecto de la misma forma, mucho menos a un amigo/a…

  2. ..cómo conozco esa vivencia..

  3. Precioso relato! Entiendo perfectamente esas sensaciones y sentimientos que describes.

    1. Aunque cada persona es un mundo… el caracter de un pueblo a rasgos generales está muy marcado por el lugar del que precoden…

  4. Precioso relato

  5. Por un momento he sentido esa tormenta de arena en mitad de la noche. Y la frase “Yo soy yo y mi circunstancia” golpeando tan fuerte como sus granos de arena… Precioso relato.

    1. Gracias David.
      Nada como vivirlo, para contarlo.
      Me alegra que te gustara y que lo empatizaras 🙂

  6. Hola Alicia, que hermoso relato.
    Me gustó mucho lo que encontré en tu blog, felicitaciones!

    1. Muchas Gracias MEugenia!
      Me alegra que te gustara y espero verte nomadeando por aquí mas 🙂
      Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − 8 =